Buscar

Las "4 patas de la mesa" para el éxito de un proyecto de e-Learning

ALBERTO AUNCHAYNA


Cuando a finales de la década del 90 comenzamos a incursionar en el mundo de la formación en línea con medios digitales, nuestra fascinación e incredulidad venían de la mano de las revolucionarias tecnologías web de ese momento. Las que aún con conexiones a internet de tipo discado nos sorprendían derribando -con el soporte de la red de redes-, los clásicos paradigmas de la formación tradicional. Estos nuevos escenarios integraban por primera vez, lo que ya conocíamos acerca de la Educación a Distancia (EaD) con el seductor mundo de las tecnologías digitales e internet. Desde aquellos hallazgos en los poco explorados y pioneros entornos de tele-formación, hasta nuestros días, hemos sido testigos y protagonistas de la evolución de la modalidad, de diferentes enfoques y propuestas, y del desarrollo de nuevas e innovadores soluciones en la industria del e-Learning. Desde esa perspectiva cuando intentamos explicar de manera sencilla, gráfica y sin tecnicismos acerca de cuáles son las condiciones para el éxito, recurrimos a la siguiente imagen…


Es que, día tras día mientras trabajamos acompañando a organizaciones, corporaciones, universidades y empresas de todo tipo y tamaño en este fascinante mundo de la formación virtual. Comprobamos que desde una perspectiva operativa y funcional asociada a las demandas y requerimientos del cliente, las condiciones claves de un proyecto de e-Learning exitoso son como una mesa tradicional de 4 patas.


En estas mesas, su eficiencia de uso y solidez reside en la fortaleza de sus patas, donde cada una de ellas y de forma complementaria tienen la tarea de mantener el equilibrio y así garantizar la funcionalidad para la cual fue diseñada.


¿Y qué sucede si una de esas patas no funciona correctamente? ¿O falla? O peor aún, ¿se rompe…? Bueno, todos sabemos cuál es la consecuencia.


En los escenarios de e-Learning, independientemente de la dimensión y alcance del proyecto, la práctica muestra una notoria similitud con la “mesa de 4 patas”, donde cada una de ellas es un componente esencial e imprescindible para el éxito.


Y… ¿cuáles son estas patas?


Pata #1: La modalidad y estrategia. Es el componente que interpreta fielmente a la audiencia objetivo y que se ajusta a la cultura de la organización. Permitiendo definir si la iniciativa será e-Learning puro o si tendrá componentes híbridos o mixtos (bLearning, mLearning, etc.). También en esta pata, se discuten las bases del DI (Diseño Instruccional) del proyecto y su pertinencia a nivel de la modalidad a utilizar.


Pata #2: La plataforma tecnológica. Representada en concreto por la tecnología de base, a la que la mayoría de las veces denominamos LMS (Learning Management System) o LCMS (Learning Content Management System) y que podemos verla como el entorno digital o escenario virtual donde se desarrolla genuinamente el proceso de enseñanza-aprendizaje mediado por las TIC (Tecnologías de la Información y las Comunicaciones).


Pata #3: DI & e-Contenidos. Es decir, el guionado, armado, producción y despliegue de los cursos propiamente dichos. Estos contenidos y recursos digitales multimedia junto con las actividades e instancias de colaboración y/o evaluación programadas, son los elementos claves con los cuales los participantes interactúan durante la acción formativa.


Pata #4: Tutorización y Soporte. Esta última pata está vinculada con el factor humano, y si bien la cuantía depende de la estrategia y modalidad elegida. Es un componente clave de todo proyecto de e-Learning, aunque su intensidad y relevancia son diferentes si se trata de una iniciativa centrada en un itinerario con una tutorización personalizada o en cursos de tipo autogestionados.


El eLearning se posiciona a nivel de las organizaciones como una herramienta estratégica a la hora de apoyar el desarrollo del talento, la gestión del conocimiento y el capital humano. Hoy sabemos que los beneficios de la modalidad no se limitan a su probada flexibilidad e incomparable capacidad de derribar las variables “espacio” y “tiempo”; sino que además de estas ventajas, los niveles de retención, apropiación y dominio de saberes y competencias a través de estas nuevas metodologías de formación en línea son entre 3 y 6 veces más efectivas que en la capacitación presencial tradicional (Research Institute of America, 2016, “el e-Learning alcanza una retención de entre un 25% y un 60%, en comparación con el 8% a 10% del entrenamiento presencial”). Entonces, Si Usted o su organización se han introducido en el apasionante mundo de la formación a distancia y están abordando el desafío de implementar un proyecto de e-Learning, o se está preparando para hacerlo. Recuerde, que al final, el éxito -o fracaso- dependerán en gran medida de estos factores. Las 4 patas de la mesa…





NUESTRAS OFICINAS

Dr. Pablo de María 970
Montevideo, Uruguay

Calle Eugenio Deschamps #6 

Santo Domingo, República Dominicana

Grupo Qualitas / Qualitas Learning 2000-2020. Todos los derechos reservados.